Dan carreteras a Iniciativa Privada

Los autopistas que proyecta el Gobierno de Enrique Peña serán financiadas y administradas por la iniciativa privada.
Así ocurrirá con el viaducto metropolitano Río de los Remedios, cuya obra comenzará en dos semanas, lo mismo que con el libramiento Nororiente de Toluca, la autopista Lerma-Tres Marías, la Naucalpan-Toluca y el Circuito Exterior Mexiquense.

En todos estos proyectos el Gobierno estatal tiene facultades para entregar concesiones o emprender obras públicas financiadas por particulares, sin que pasen previamente por el Congreso local.

Gerardo Ruiz, secretario estatal de Comunicaciones, reconoció que un 90 por ciento de los 550 kilómetros de autopistas que serán construidos en esta administración requerirá de capital privado.

"A través de una concesión el estado puede pedir a una empresa particular que realice una obra con ciertas especificaciones y al final recuperar el capital invertido mediante el pago de cuota.

"Si no fuera así, no habría presupuesto estatal que alcanzara para llevarla a cabo; además, una vez recuperadas las inversiones, las autopistas se convierten en bienes del Estado", explicó.

Ruiz aseguró que destinar 5 mil 253 millones de pesos del presupuesto a construir el viaducto metropolitano equivaldría a detener la ejecución de obras secundarias y la conservación de carreteras durante 5 años.

Por ello, el proyecto fue entregado a la empresa Viabilis Infraestructura para que, en alianza con ICA sean construidos los 24.4 kilómetros de esta autopista en los próximos 34 meses.

A cambio de este esquema de financiamiento, aseguró el secretario, la entidad promoverá la generación de transporte masivo con sus propios recursos.

La fracción del PRD en el Congreso solicitó ayer al Gobierno estatal un reporte sobre la construcción de la Autopista Río de los Remedios-Ecatepec.

"Es una vialidad necesaria para la zona metropolitana, el problema es que los diputados nos enteremos a través del diario REFORMA y no por información oficial de la Secretaría de Comunicaciones.

"Para nosotros es cuestionable que se cobre por el uso de una autopista que cruza la Ciudad de México, pero necesitamos más datos para asumir una posición formal", indicó Martínez.

Lamentó que la obra no se haga en el esquema de Proyectos de Prestación de Servicios (PPS), que permiten a particulares construir y a la autoridad pagar a largo plazo.