Escultor del obelisco gana premio nacional de las artes

El arquitecto y escultor Enrique Espinosa, quien es el diseñador y creador del gran obelisco ubicado en Tecnoparque, fué nombrado Premio Nacional de las Ciencias y Artes.

El obelisco de acero inoxidable es de acuerdo a las palabras del escultor una provocación.

El Simbolo.
Pensamiento realizado por Enrique Espinosa Fernandez.

Al vuelo le hace falta la gravedad y a veces las corrientes celestes lo hacen encallar en nubes, estrellas y planetas.

Toda imagen poética es inexplicable: simplemente la forma se vuelve inexplicable.

Retando a la estabilidad con una forma aguda que se encaja en el piso, es como una estalactita que cuelga de las nubes y una estaca que perfora el suelo. Un cono posado en la punta sobre la tierra, una trompeta que llama al cielo desde las entrañas de la tierra.

En nuestra enciclopedia interior de simbolos y formas nos llama, nos sacude; parece una declaración contradictoria, inestable - osada.

Una forma piramidal de cabeza invertida, estática, pero a la vez valiente. Es una provocación.

Si, Mexico quiere ser, tiene que volver a ser y a hacerse en sus formas. Las formas son vida, la busqueda de inovación es ser de vida, ser de dar forma a nuestros sueños. Queremos explicar nuestros sueños con materia y geometria.

No puedo explicar la forma pero si puedo narrar el entusiasmo que me motiva.

La forma es sintesis de lo que somos todos en un momento, en un instante histórico, la forma es testigo mudo de la historia, del presente de una firme ubicación en el aqui y ahora - ¿quién soy?, ¡soy lo que hago!.

Una forma inestable provoca, escarba, sacude nuestro interior - genera tensión vital, nos reta y despierta a nuestro ser interior. Rompemos la inercia con un estímulo latente, respiramos ante la asfixia de la ansiedad cotidiana, creamos lugares en donde se construye el mexicano, lugares en el intelecto.

Encarnamos lo inesperado
.

Iniciamos la marcha hacia nosotros mismos, al salir y arriesgarnos a deslumbrarnos con lo que la intuición nos dijo al oido.

Somos hombres dormidos y despiertos, soñamos, buscamos lo que no es esto ni aquello, lo que esta entre lo irracional y el pensamiento vinculo entre el cielo y la tierra, que se evapora y se solidifica bajo mis pies y sobre mi cabeza.

Encontramos en la forma la orilla del tiempo.

Ciudad de Mexico, Julio de 2003